Tú, eres tú

8:00

Cuando empezamos a tener un poco de peso en todo este mundo de instagram y redes sociales, nos pusimos solo una norma, una obligación moral: Tener un profundo cuidado y respeto con lo que publicamos.
Pues no sabemos quien puede estar al otro lado, cuan impacto puede tener sobre su vida. 

Aunque siempre intentamos que el mensaje que emitimos sea claro y limpio, nunca podemos predecir como va a interpretarlo el receptor, en este caso, cada uno de vosotros, personas únicas con millones de diferentes matices, con vuestras propias formas de entenderlo y recibirlo. Cada persona es un mundo, dentro del mundo en el que vivimos todos. Tan diferentes que una misma palabra, tiene significados similares pero nunca iguales en la mente de cada uno. Lo mismo pasa con las imágenes publicadas en las redes sociales.

Con esta reflexión y en nuestra línea, presentamos esta foto:

¿Peso?
¿Altura?
¿Medidas
¿Porcentaje de grasa? 
Eso ni lo sabemos, ni nos importa mucho

 Lo que si importa es el porcentaje en salud, que es 100%
Lo que intenta trasmitir esta imagen es simplemente AMOR, amor por uno mismo.
Nos gustan las fotos así, nos gusta la vida ASÍ
Sana, plena, feliz. 

Muchas veces vemos una foto del cuerpo que soñamos tener, nos preguntamos cómo lo habrá conseguido y después nos obsesionamos hasta tal punto de intentar seguir cada una de sus comidas, cantidades, su gimnasio, su nutricionista y hasta su marca de champú. Por favor, cuidado con esto. No sabes la situación REAL de la persona que aparece ahí, quizá no está en esas circunstancias envidiables que imaginas, o quizá si. Quizá lleva una dieta saludable, quizá no. Quizá ya haya nacido con esa increible genética, quizá se desvive entrenando y esa es su forma de vida... Quizá, quizá, quizá...

A lo que nos referimos es que si es tan fácil entender que todos somos diferentes, porqué nos comparamos con los demás como si todos fuéramos iguales? ¿Como si hubieramos nacido en la misma condición o tuviéramos viviendo la misma situación? 

No me gusta generalizar, usaré mi propio ejemplo: yo Eli por mucho que quiera, quizá mi torso no puede lucir tan esbelto como esa modelo que aparece en una publicación, y no es mi culpa, ella mide 2 metros y yo 1,55 ¿Quizá podría compararme entonces por alguien de mi peso y altura? Pues tampoco. Esa persona quizá no tiene un trabajo como el mío, una rutina cotidiana como la mía, el mismo tiempo para dedicarse a si mismo, la misma alimentación o quizá volvemos a la genética y a todo lo que depende de ella, quizá los mismos ejercicios en mí, no dan los mismos resultados en ella, para bien o para mal. Tengo una espalda y brazos que se marcan rápido, y un abdomen que va mucho más lento. Pros y contras, como seguramente te pase a ti. 

Y todo esto no son excusas, al contrario. Porque todo el mundo puede sacar su máximo potencial, en sus propias condiciones. Pero insistimos, SU propio potencial, el máximo partiendo de si mismo. Es necesario que partamos de nosotros mismos y de los factores que nos influyen para ser un poco mejor que ayer, sin frustrarnos por lo que ha conseguido el de al lado, o el de nuestro instagram favorito. 
Por favor, insistimos de nuevo, cuidado con eso. 

eres
Ámate, cuidate, siéntete.

Sé tu mayor rival y tu mayor fuente de inspiración

Si eres el que publica una foto aparentemente perfecta, para ser una fuente de inspiración es decir, el emisor del mensaje, sé sincero y a la vez cuidadoso; entiende que puedes convertirte en el ejemplo de otra persona sin saberlo. Y si eres el que la está viendo, es decir el receptor del mensaje, sé capaz de procesarlo con inteligencia, como el que ve una imagen que le gusta, sin que cause tal impacto en ti que llegue a hacerte cambiar tu propia y unica forma de ver el mundo y sobretodo, de verte a ti mismo.

Recuerda:
, eres

You Might Also Like

0 comentarios

Ahora te toca opinar, queremos escucharte!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Like us on Facebook

Flickr Images

Subscribe