Mujeres fitness

8:00

Muchos son los mitos que existen en torno al entrenamiento o el ejercicio físico en mujeres. Muchos de ellos nos los hemos creído porque si, haciendo caso a esa culturilla general que existe en esto del ejercicio físico en donde todo el mundo sabe de todo pero nadie sabe explicar nada.

El caso es que desde aquí vamos a intentar que sepáis la verdad detrás de todas esas afirmaciones y a partir de ahí decidáis si queréis apuntaros a esto del fitness. No sé por qué me da que al final de esta lectura os vais a animar mas que nunca a esto...

... Leed, leed, y a, final nos lo contáis : )

  • El primer mito y el que mas nos preocupa que existe en torno a las mujeres, es ese que dice que si las mujeres hacen pesas "se ponen grandes". Pues bien, cabe aclarar en este punto, que no todos los sistemas de entrenamiento de la fuerza van encaminados hacia el aumento de la masa muscular: existen métodos de entrenamiento que tienen como objetivo la tonificación muscular. Es decir que, eligiendo un buen programa de entrenamiento, con el volumen adecuado de entrenamiento, tendremos como resultado, una buena tonificación muscular y nada mas. Hasta ahí como los hombres, ni más ni menos.


Analicemos la principal razón, por la cual las mujeres es muy muy difícil y casi improbable que se pongan grandes. Hay que tener muy en cuenta que el sistema hormonal de las mujeres no favorece el desarrollo de la masa muscular, por lo que resulta muy difícil generarla. Todos hemos oído comentarios de chicas que afirman que ellas “enseguida ensanchan y se ponen muy fuertes”, esta es una afirmación muy apresurada y desde luego sin ningún rigor científico que la apoye, y lo único que denota es la falta de conocimiento al respecto.

En cierta forma, lleva razón cuando alguien postula este comentario, ya que en muchos casos, con el inicio del entrenamiento sí que se produce un aumento del peso corporal debido a un aumento de la masa magra, pero no es debido a un crecimiento de las fibras musculares (hipertrofia muscular). Aquí de nuevo como los hombres. Lo que sucede en estos casos es un simple mecanismo de adaptación y que tiene una explicación muy sencilla; cuando la persona se encuentra en una situación sedentaria, sus músculos están flácidos ya que apenas se utilizan, están sin reservas de energía, vacíos de glucógeno muscular, no tienen tono muscular. Sin embargo, cuando se comienza un programa de ejercicios y la persona comienza una vida activa, sus músculos empiezan a ser utilizados, comienzan a sentirse vivos, comienza una fase de adaptación en la cual el músculo comienza a almacenar glucógeno para tener mas energía disponible en su actividad física más exigente.

Para almacenar este glucógeno necesita hidratarse, acumula agua intramuscular (esto no es una retención de líquidos, no confundirlo), en definitiva, adquiere un mejor tono muscular. Por esta razón, muchas mujeres identifican el entrenamiento con resistencias, con una hipertrofia y un ensanchamiento de sus músculos. Sienten que sus músculos han adquirido algo más de volumen y están más duros, esto es un proceso natural y necesario que sólo ocurre en personas desentrenadas durante las primeras semanas.

Es decir, que afortunada o desafortunadamente, pues la alegría va por barrios, o en este caso por gimnasios, por el sistema endocrino de la mujer es realmente difícil que os pongáis tan grandes como teméis. Más allá del hecho de que la musculatura de la mujer es mucho más pequeña que la de los hombres, el engrosamiento temido o deseado, depende en gran parte del nivel de testosterona, que en los hombres es entre 10 y 20 veces superior al de las mujeres.




  • Por otro lado, también vamos a desmontar los mitos existentes sobre las cremas que eliminan la celulitis. Es decir, todas aquellas personas que piensan que con una crema se quedan como la del anuncio. Pues bien; los milagros a Lourdes. Es un remedio caro y encima no remedia. Para atacar la celulitis hay que atajar el problema. Como mucho, encontraréis una buena crema que os quite estrías o elimine líquidos. Como mucho. Debemos ser conscientes que la solución no solo es eliminar la grasa, sino eliminar la causa que provoca su acumulación. Si deseamos hacer algo productivo, debemos actuar a nivel hormonal. Esto parece imposible, pero disponemos de enormes herramientas que producen modificaciones hormonales a gran escala, y a un coste mucho menor que cualquier producto estético: es algo tan simple como el ejercicio y la alimentación. En este sentido, la suma de ejercicio físico moderado y una alimentación sana da como resultado una gran mejora con esa grasa que nos da tantos quebraderos de cabeza.


  • Vamos ahora a ocuparnos de ese mito que afirma que el step y la elíptica son los mejores ejercicios para trabajar una zona muy deseada: el trasero. Cualquier máquina cardiovascular como la elíptica trabaja, sobretodo a nivel cardiovascular, con un cierto trabajo del tren inferior aunque a nivel global. No es una actividad que posea un nivel específico en el en el trasero, pues el glúteo como generalmente se le llama es un músculo de excepcional potencia, formado por glúteo mayor, medio y mediano, y por tanto requiere de un trabajo muchísimo más focalizado. Por su parte, el step trabajará siempre mucho mas el gemelo que el glúteo, tan solo conseguirás una carga incesaria en los gemelos. Desestimarlos para mejorar el aspecto de tus posaderas es la mejor opción.

Si queremos trabajar el trasero hay que meterse en la cabeza, que hay que sufrir. Sentadillas, sentadillas y mas sentadillas, con distintas opciones como peso, salto, apertura de piernas, etc. También existen otros ejercicios muy buenos como las patadas traseras con o sin peso, de pie o a gatas, los podréis encontrar en cualquier buen portal o libro.




  • Y por ultimo vamos a otro punto conflictivo en las mujeresEl pecho. En una grandísima parte, la mama es tejido adiposo y bajo esta capa de grasa encontramos el músculo pectoral mayor y el músculo pectoral menor. Haciendo ejercicio áerobico eliminaremos la grasa de la mama, por lo que en muchas ocasiones, las mujeres reducen su talla de pecho al empezar un programa de ejercicio físico. Y realizando ejercicio de musculación de pectoral lo que podemos hacer mejorar la tensión y el tono de la fascia que envuelve a esta y evitar su descuelgue prematuro. Se deben introducir ejercicios generales donde trabaje el tren superior en diferentes rangos articulares y posiciones, como las aperturas de mancuerna, press de banca o fondos.


Antes de cerrar este post, una recomendación que damos para que a las mujeres que entrenan les guste aún mas su figura, es la necesidad de estirar con cierta frecuencia. No olvidemos que entrenando, contraemos, y es necesario que tras todas esas contracciones, estiremos el cuerpo para ganar en elasticidad y flexibilidad, amén de todos los beneficios que los estiramientos post-ejercicio producen y que ya hemos tratado en alguna ocasión. Un cuerpo estirado es un cuerpo mas esbelto, unos músculos mas elongados y una estética armoniosa y equilibrada.


Esperamos que todos estos apuntes os hayan sido de utilidad y por fin decidáis con fuerza sumaros a esto del fitness. Ya sabéis que no os vais a "mazar", qué las cremas que usáis son un timo y qué ejercicios realizar para mejorar pecho y trasero.

Y después de haber leído esto...
¿Hay alguna excusa para no lanzarse a esta aventura 
que lleva a una meta, llena de satisfacción y conocimiento del propio cuerpo?

You Might Also Like

0 comentarios

Ahora te toca opinar, queremos escucharte!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Like us on Facebook

Flickr Images

Subscribe